Inicio Nacional Estallido social: la crisis política y social que marcó el segundo gobierno...

Estallido social: la crisis política y social que marcó el segundo gobierno de Sebastián Piñera

164
0

El ex mandatario lideró el gobierno en dos períodos, los cuales estuvieron marcados por grandes hitos. Sin embargo, la revuelta popular fue uno de sus mayores desafíos.

El ex presidente Sebastián Piñera murió este martes 6 de febrero luego de sufrir un accidente aéreo en que su helicóptero capotó en el Lago Ranco, Región de Los Ríos. El político de 74 años gobernó en dos períodos (2010 – 2014 y 2018-2022).

Su paso por La Moneda dejó varios hitos, como el terremoto de 2010 en su primer mandato y el estallido social y el manejo de la pandemia en su segunda administración.

En este sentido, no cabe duda que su segundo período estuvo marcado por la revuelta popular, que introdujo al país en una crisis política y social de gran envergadura.

La crisis social que marcó el segundo gobierno de Sebastián Piñera

El 18 de octubre de 2019 golpeó fuertemente a la administración del ex presidente Sebastián Piñera. La masiva protesta que se originó en Santiago con el alza de 30 pesos en los pasajes del Metro, se expandió a lo largo de todo el país, donde la gente salió a las calles como una forma de dar cuenta que esa situación fue solo la gota que rebalsó el vaso. De esta forma, se iniciaron protestas masivas, actos culturales y sociales, pero también actos vandálicos, los cuales se extendieron durante varios meses.

Este acontecimiento histórico no solo tuvo efectos sociales, sino que también afectó al ámbito político. El entonces presidente Sebastián Piñera se vio en la obligación de realizar diversos cambios de gabinete, sacando de sus cargos a personas de confianza, y a su vez, se vio envuelto en un permanente enfrentamiento con una dura oposición, que realizó un total de siete acusaciones constitucionales en contra de las autoridades del Estado.

“Estamos en guerra”

Desde el primer minuto, el estallido social implicó un gran desafío para el gobierno de Sebastián Piñera, dejando marcadas las palabras del mandatario al referirse a los primeros hechos de violencia que se registraban a lo largo de todo el país.

“Estamos en guerra contra un enemigo poderoso, implacable, que no respeta a nada ni a nadie, que está dispuesto a usar la violencia y la delincuencia sin ningún límite”, fue la frase que marcó el ex jefe de Estado.

Era un momento lleno de tensión, puesto que en La Moneda hubo ciertas discrepancias con las acciones que debían tomar. Estas discusiones tenían que ver con la posibilidad de sacar los militares a la calle -decisión que se materializó tras decretarse Estado de Emergencia y toque de queda- o acceder a las demandas de la gente para poner paños fríos a las protestas.

En dichas manifestaciones se vivieron también las consecuencias más graves provocadas por la reacción de funcionarios del Ejército y Carabineros: los numerosos casos de severos daños oculares permanentes, cuyos casos más emblemáticos son la actual senadora Fabiola Campillai y Gustavo Gatica.

El camino hacia el proceso constituyente

Un mes después de que iniciara el estallido social, el Ejecutivo y diferentes sectores políticos llegaron a un acuerdo y comenzaron con el proceso constituyente para cambiar la Constitución que se ha mantenido con sucesivas modificaciones desde 1980. Esta acción se originó con el fin de abarcar las demandas sociales por las cuales miles de chilenos salieron a las calles.

De esta forma, en noviembre de 2019 se llegó al Acuerdo por la Paz Social y la Nueva Constitución, que terminó con la Convención Constitucional. Sin embargo, este proceso no llegó a buen puerto luego de que la opción Rechazo se impusiera por amplio margen en septiembre de 2022.

Con respecto a las cifras que dejó el estallido social, entre el 18 de octubre de 2019 y marzo de 2020 se reportaron un total de 34 muertes producto de las protestas.



Esta publicación aparece primero en ElDinamo