Inicio Nacional Una gitana y diamantes: el insólito y millonario robo que sufrió una...

Una gitana y diamantes: el insólito y millonario robo que sufrió una abogada en El Golf

67
0

La desconocida mujer aseguró tener poderes y le hizo una “limpieza” con la que le robó varios millones.

El pasado 4 de junio la abogada Catalina Álamo Misleh presentó una querella donde denunció que fue víctima de un insólito y millonario robo por parte de una gitana en la comuna de El Golf.

El incidente ocurrió mientras la joven de 27 años caminaba por la avenida Apoquindo, momento en el que una desconocida mujer se le acercó con el pretexto de pedirle indicaciones.

Sin embargo, la situación tomó un giro inesperado cuando la mujer convenció a la profesional de que alguien la había “maldecido” y que necesitaba realizar una limpieza energética de urgencia. Ritual que ella se ofreció a hacerle como una forma de ayuda.

Gitana protagoniza millonario robo a abogada en El Golf

Según reportó La Tercera, Catalina Álamo comenzó explicando que fue abordada por una mujer desconocida de unos 50 años, de cabello largo, negro y ondulado, y estatura baja.

“Comenzó a hablarme con un acento gitano muy marcado. Me pidió indicaciones para llegar a la Clínica Alemana de Las Condes, y después de darle la información, me dijo: Como me ayudaste y me miraste, yo te voy a bendecir, tengo poderes”, declaró la joven.

Momentos más tarde, la gitana le pidió las manos a la abogada asegurando que debía bendecir las joyas para que la limpieza funcionara.

Aunque en un inicio Álamo se resistió, la mujer se molestó por su desconfianza y finalmente la experta en leyes terminó cediendo y facilitándole sus valiosos accesorios.

Dentro ellos, le entregó su anillo de compromiso avaluado en $10 millones de pesos, su argolla de matrimonio de aproximadamente $600 mil, y una cadena de oro, avaluada en $500 mil pesos.

Fue allí, que la mujer envolvió las joyas en una tela y le pidió que no abriera la tela durante dos horas.

Posteriormente, la abogada se percató que sus joyas ya no estaban y que en su lugar había monedas.



“Revisé las telas solo para descubrir, con horror, que solo había monedas; mis joyas no estaban”, cerró diciendo.



Esta publicación aparece primero en ElDinamo