Inicio Nacional Mascotas a salvo del calor

Mascotas a salvo del calor

245
0

Un golpe de calor puede generar daños en órganos como hígado y riñón, alterar la circulación, ocasionar vómitos, diarrea e, incluso, pérdida de conciencia. Entre las recomendaciones están no exponerlos a las horas de mayor calor, tenerlos en ambientes con buena circulación de aire y que dispongan siempre de agua fresca.

Las elevadas temperaturas registradas en distintas regiones del país levantan alertas sobre los cuidados e impacto del calor. ¿Qué pasa con las mascotas? Esteban Zbinden, académico de Medicina Veterinaria de la USS, comenta que para ayudarlos en estas situaciones es fundamental tener en cuenta algunos aspectos fisiológicos básicos.

Ausencia de glándulas sudoríparas

Uno de ellos es la temperatura corporal, que es más alta que la que consideramos normal para los seres humanos. Tanto en perros como en gatos oscila entre los 38,5° y 39,2°Otro aspecto importante es que tienen muy pocas glándulas sudoríparas y están relegadas a las zonas interdigitales (patas).

“En los humanos están distribuidas por todo el cuerpo, lo que ayuda a enfriarlo a través de la producción de sudor, pero en estos animales no es así. Para ellos la disipación del calor se realiza, fundamentalmente, a través del jadeo. Un perro jadeando, en lugares con altas temperaturas, indica que tiene calor y que está regulándose”, explica el especialista de la USS.

¿Cómo ayudar a las mascotas a regular su temperatura?

Temperaturas sobre los 35°C o 36°C empiezan a ser estresantes para las mascotas, sobre todo si están en un sitio sin ventilación, como un auto con las ventanas cerradas o una habitación. “Lo recomendable es que estén en lugares con sombra y con una adecuada circulación del aire. Podemos abrir las ventanas, pero es necesario tomar los respectivos resguardos. Si tenemos gatos, consideremos mallas en las ventanas o terrazas para evitar que se escapen o caigan”, detalla Zbinden.

También es prioritario que tengan siempre acceso a agua fresca. Esta también se calienta y debe renovarse durante el día. “En estos casos es de utilidad agregar cubos de hielo o pasarle uno o dos para que jueguen. Por ejemplo, los perros los muerden y con eso enfrían su hocico y, al jadear, este descenso en la temperatura se transmite al resto del cuerpo”.

Si bien, lo óptimo para evitar un golpe de calor es no salir en horas de mayor calor y privilegiar que caminen por superficies frescas, como el pasto, si transitan por otros terrenos el uso de zapatos es una alternativa, pero no todos son recomendables. Algunos tienen gomas y ese material transfiere calor desde el piso. La sugerencia es escoger aquellos que además de goma, incorporan almohadillas que funciona como aislante. También se les pueden mojar las patas para bajar la temperatura.

¿Qué hacer frente a un golpe de calor?

El académico de Medicina Veterinaria de la USS indica que es fundamental estar atentos al comportamiento de las mascotas. “Si el jadeo que presentan es constante e intenso y se percibe incomodidad en la mascota es una alerta que no debemos omitir. Altos niveles de temperatura en el cuerpo generan daños en órganos internos, fundamentalmente hígado y riñón, se altera la circulación, se pueden presentar vómitos, diarrea y, en situaciones más críticas colapso y pérdida de conciencia”, indica.

Si es evidente que el animal presenta signos de hipertermia o golpe de calor, requiere llevarlo a un especialista para que lo evalúe. En la fase previa es posible ayudarlo aplicando paños mojados y, al retirarlos, acercar a la mascota a un ventilador. De esta manera el calor se empieza a eliminar a través de la superficie del cuerpo.

“Al acudir al especialista, el profesional a cargo aplicará diferentes técnicas. La utilización de sueros endovenosos fríos es una práctica que funciona muy bien para bajar rápidamente la temperatura y así evitar un colapso circulatorio”, finaliza Zbinden.