Inicio Nacional Hongos serían aliados de los viñedos para enfrentar el cambio climático

Hongos serían aliados de los viñedos para enfrentar el cambio climático

273
0

Un estudio recientemente publicado en Journal of Soil Science and Plant Nutrition, elaborado por Myconativa y la participación del Centro de Investigación e Innovación de Viña Concha y Toro, muestra que los hongos micorrízicos elevan la tolerancia de la vid a escenarios de estrés hídrico.

Un cierto tipo de hongos podría ser la solución al impacto del cambio climático en los viñedos. Así lo muestra un estudio liderado por Paula Aguilera, destacada en el campo de la micología aplicada a la agricultura y fundadora de Myconativa, que ha sido publicado recientemente en el Journal of Soil Science and Plant Nutrition. La investigación fue realizada en colaboración con el Centro de Investigación e Innovación de Viña Concha y Toro.

La investigación, que se aplicó en viñedos de Viña Concha y Toro desde la Región de Coquimbo hasta la Región del Maule en Chile, muestra una asociación entre la presencia de los hongos micorrízicos arbusculares (AMF) y la mayor capacidad de la planta para tolerar escenarios de sequía.

Los AMF son un tipo de hongo que forma una relación simbiótica -es decir, la interacción entre dos organismos- con las raíces de las plantas, ayudando a estas a absorber más agua y nutrientes del suelo, especialmente en condiciones de escasez.

En concreto, se identificaron más de 94.000 esporas de AMF y 15 especies diferentes en los 34 viñedos investigados, revelando una diversidad significativa que se correlaciona con una mejor tolerancia a la sequía de las plantas.

Paula Aguilera comentó: “Este trabajo subraya la importancia de entender la biodiversidad subterránea como clave para la sostenibilidad de nuestra viticultura. Estamos descubriendo cómo pequeños organismos pueden tener un gran impacto en la salud y la resiliencia de nuestras viñas”.

Felipe Gaínza, investigador del CII de Viña Concha y Toro, destacó la colaboración entre Myconativa y Viña Concha y Toro, pues “ha permitido no solo avanzar en el conocimiento científico, sino también aplicar estos hallazgos de manera práctica en el campo, mejorando la resiliencia de nuestras viñas ante el cambio climático”.

Otras entidades que participaron en la investigación son Universidad Católica de Temuco, Universidad Católica del Maule, Universidad de Chile, Universidad Santo Tomás y la Vrije Universiteit Amsterdam, en Países Bajos.

Para más información sobre este innovador estudio, consulte el artículo completo a través del siguiente enlace DOI.

Acerca del Centro de Investigación e Innovación 

El Centro de Investigación e Innovación (CII) fue inaugurado en 2014 en la Región del Maule. Esta iniciativa pionera fue concebida para hacer investigación aplicada y desarrollar nuevas tecnologías en las áreas de la viticultura y enología, buscando contribuir al desarrollo y competitividad de la industria del vino en Chile y el mundo, nutriendo de conocimientos y nuevos desarrollos que permitan enfrentar los futuros desafíos del sector. 

El CII cuenta con un Laboratorio Agrícola y Enológico, un Laboratorio de Biología Molecular, una Bodega Experimental y un Centro de Extensión. Cada área, que cuenta con tecnología de punta, aporta al objetivo de hacer de la industria vitivinícola una más eficiente y competitiva. A través de su Centro de Extensión y diversas alternativas de capacitación, se pueden difundir nuevos conocimientos y tecnologías para ser incorporados a las prácticas vitivinícolas y enológicas. El Centro ha logrado importantes avances en investigación aplicada a través de toda la cadena productiva, respondiendo a los desafíos de calidad, adaptabilidad y productividad de la industria.  Conoce más en: https://cii.conchaytoro.com/ 

Acerca de Viña Concha y Toro

Viña Concha y Toro es una empresa global líder en la industria vitivinícola con una trayectoria de más de 140 años. Es el principal exportador de vinos de Latinoamérica y una de las marcas vitivinícolas más importantes a nivel mundial, con presencia en más de 130 países y 12 oficinas de distribución ubicadas en sus principales mercados del mundo. Sus orígenes productivos en Chile, Argentina y Estados Unidos imprimen a sus vinos carácter e identidad, dando lugar a una gran familia de marcas globales únicas, reconocidas mundialmente por su calidad, innovación y sustentabilidad, como Casillero del Diablo, Diablo, Don Melchor, Trivento y Bonterra, entre otras.

Su sede principal se ubica en Santiago de Chile, posee más de 12 mil hectáreas de viñedos plantadas en los principales valles vitivinícolas de Chile, Argentina y Estados Unidos.



Esta publicación aparece primero en ElDinamo